Banner da página principal

La construcción del primer trecho

El día 30 de julio de 1909 se concede la autorización, con duración de 30 años, para la construcción de la gigantesca obra, otorgada por el Decreto Municipal número 1260, del 29 de mayo de 1909. Con un capital inicial de 360 contos de réis (moneda brasileña de la época), Augusto Ferreira Ramos y un grupo de amigos ilustres, fundaron la Compañía Camino Aéreo Pan de Azúcar e iniciaron, en 1910, la construcción del primer teleférico brasileño.

En la obra trabajaron operarios brasileños y portugueses, con equipamientos y materiales importados de la firma alemana J. Pohlig. Gastaron dos millones de contos de réis y cuatro toneladas de materiales que se trasportaron para la cima de los morros por centenas de obreros, realizando peligrosas escaladas, en una osada operación para la época.

El inicio del lanzamiento de los cables de sostenimiento del bondiño se hizo por equipos especialmente entrenados para la operación. Un primer equipo llevó un cable piloto a la base de la montaña. Un segundo equipo subió la montaña por la mata llevando una cuerda. Desde la cima, lanzaron una de las puntas de la cuerda y la ataron al cable piloto, que ya estaba en la base de la montaña, tirándolo y fijándolo en el local apropiado. La otra extremidad del cable piloto se fijó en Praia Vermelha, sirviendo de guía para la extensión del cable de acero que sostiene el bondiño. Para la colocación del bondiño en el cable de acero se utilizaron grúas que lo izaron y lo pusieron en el cable de sostenimiento.

Este trecho inicial, entre la Praia Vermelha y el Morro de Urca, una extensión de 528 metros y 220 metros de altura, se inauguró el 27 de octubre de 1912, con la subida de 577 personas al Morro de Urca, al precio de 2 mil contos de réis por el viaje de ida y vuelta. El “Camarote Carril”, como era conocido el bondiño, construido en madera, tenía la capacidad para 17 personas y hacía su trayecto suspenso en dos cables trillo, sobre los cuales deslizaba con 8 pares de roldanas. La energía era fornecida por una máquina eléctrica de 75 HP y los frenos eléctricos le concedían al sistema seguridad completa. Cada viaje duraba, en promedio, 6 minutos, a una velocidad de 2 m/s (en los dos trechos).

Ingressos Online

Servicios del Parque

ver todos

Introduce tu email para recibir noticias.