Banner da página principal

La Empresa

La Compañía Camino Aéreo Pan de Azúcar, empresa privada con capital 100% nacional, fue fundada en 1909 por el ingeniero brasileño Augusto Ferreira Ramos y un grupo de amigos, con un capital inicial de 360 contos de réis.

De 1909 a 1934, Augusto Ramos dirigió la empresa. En 1934, Carlos Pinto Monteiro, industrial y banquero, asumió la administración de la Compañía Camino Aéreo Pan de Azúcar, dirigiéndola durante 28 años.

En 1962, el ingeniero Cristóvão Leite de Castro asumió la dirección de la Compañía, de la cual fue director presidente hasta 1999.

En 1993, su hija, Maria Ercília Leite de Castro, arquitecta, asumió la dirección general de la empresa, cargo que ocupa hasta hoy.

La misión de la Compañía Camino Aéreo Pan de Azúcar es transportar turistas y visitantes para un mundo de encantamiento, con seguridad y conforto, invirtiendo constantemente en innovaciones para generar experiencias felices e inolvidables, valorizando la cultura brasileña.

 

 

Estructura

Siempre atenta a ofrecer al turista un servicio de excelencia, la Compañía Camino Aéreo Pan de Azúcar, planea invertir, con recursos propios, más aún en la modernización del complejo turístico. En los últimos 5 años e han invertido más de R$ 25 millones en mejorías en los morros de Urca y Pan de Azúcar.

El proyecto Plan Inclinado, por ejemplo, que prevé la instalación de las plataformas de acceso para portadores de necesidades especiales, está en fase de implantación y ya se han invertido cerca de R$ 800 mil reales. Además de la inversión para ese proyecto, más R$ 300 mil se han invertido en la sustitución de los ascensores para deficientes físicos.

Otra mejoría ha sido el desarrollo de las instalaciones a cable en el punto turístico. Para el transporte de agua, cloaca, energía eléctrica, entre otros, se han invertido R$ 5 millones de reales. La previsión de retorno del proyecto propuesto es de 3 años.

En 2008 y 2009, se instalaron nuevas cabinas con un diseño moderno, sistema de ventilación y vidrios oscuros antirreflejo y nuevo sistema digital de comando y potencia en sustitución a los análogos anteriores que funcionaron durante 36 años. Para ello, se invirtió un total de R$ 18 millones de reales.

Además de emplear un gran volumen de recursos en la mejoría del complejo turístico, la empresa ha estado invirtiendo constantemente en la cualificación de su cuerpo de funcionarios altamente especializado y entrenado periódicamente por el directivo técnico. Y se orgulla del hecho de el bondiño haber transportado con total seguridad alrededor de 40 millones de visitantes, con un sistema operacional considerado modelo en todo el mundo.

Medio Ambiente

Con bosques para caminar, rincones tranquilos para relajar, leer un libro o simplemente apreciar el canto de los pájaros, el complejo turístico es el objeto del cuidado de la empresa con la preservación del medio ambiente.

En 1981, toda el área verde se reconstituyó a través de un programa ecológico de la Compañía en las laderas de los morros, con la extirpación del incendiario capín “colonião”.

En 1983, la empresa inició en Plan de Reconstitución Vegetal de los Morros de Urca y Pan de azúcar, elaborado por el Instituto de Conservación de la Naturaleza, en ese entonces vinculado a la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Estado de Guanabara.

La “Operación Vegetación”, como se denominó el programa de reforestación, cubrió un área de 100 mil metros cuadrados, dónde se plantaron 20 mil mudas de árboles ornamentales y fructíferos, además de haberse elaborado todo el enriquecimiento paisajístico, con mudas originarias del Jardín Botánico. Se reconstituyó la fauna local, con espécimens aprehendidos en ferias por el Departamento General de Recursos Naturales Renovables.

Los morros recuperaron tibuchinas, palmeras, begonias, orquídeas y helechos. La foresta tropical que resurgió trajo micos, tangaras, cardenales, tordos y otros pájaros. También se hizo un ajardinamiento de los platós del Morro da Urca y de Pan de Azúcar, con yacas, ficus, aguacates y guayabos. La reforestación de los morros Cara de Cão y Pan de Azúcar duró cuatro meses.

También, con excelentes resultados, se logró reunir aves de la región, tales como la ara roja, la seriema, el tucán de pecho amarillo, el papagayo del mangue, mediante la distribución de alimentos adecuados en 50 puestos de alimentación de pájaros esparcidos en la vegetación. Un equipo de funcionarios era el responsable de la conservación del local y un veterinario daba asistencia a los pájaros. En 1993, estos animales fueron donados al IBAMA (Instituto Brasileiro do Meio Ambiente).

 

Ingressos Online

Servicios del Parque

ver todos

Introduce tu email para recibir noticias.